Buscar este blog

lunes, 12 de abril de 2010

Colibacilosis


COLIBACILOSIS
(Colisepticemia, infección por Escherichia coli)
La colibacilosis es causada por una infección de Escherichia coli. E. coli es una bacteria que normalmente habita el tracto intestinal de todos los animales. Existen un numero de diferentes estirpes, muchas especies especificas. No todas las estirpes son patógenas. En aves de corral las infecciones por E. coli pueden causar septicemia, enfermedad crónica respiratoria, sinovitis (inflamación de las articulaciones que pueden originar cojera), pericarditis (inflamación del saco que rodea al corazón), y salpingitis (inflamación del oviducto). Los humanos con colibacilosis usualmente manifiestan diarrea que puede complicarse con otros síndromes dependiendo del serotipo de C. coli. Estas complicaciones pueden incluir fiebre, disentería, shock, y púrpura (pequeñas hemorragias múltiples en la piel y en las membranas de las mucosas). El periodo de incubación es de 12 horas a 5 días, aunque lo más común es de 12-72 horas. La transmisión es vía fecal-oral. En la mayoría de los casos, en el tratamiento sintomático se requiere de fluidos y antidiarreicos. En infecciones más severas, los antibióticos tales como la tetraciclina y cloranfenicol pueden ser necesarios. (1)
Una enfermedad sistémica común de importancia económica mundial en las aves de corral. Ocurre como septicemia fatal aguda o como pericarditis e inflama­ción del saco de aire subagudas.  (2)

Etiología:

La Escherichia coli es una bacteria gramnegativa en forma de bacilo, que normalmente se encuentra en los intestinos de las aves de corral y de la mayoría de los animales; aunque en su mayoría no son patógenas, un número limitado de cepas produce infecciones extraintestinales. Las cepas patógenas son, con mayor frecuencia, los serotipos 02, 078, 01, 035 y 036, pero un gran número de otros serotipos también produce enfermedad. Los factores de virulencia incluyen la capacidad de resistir a la fagocitosis, utilización de sistemas de adquisición de hie­rro de gran eficiencia, resistencia a la destrucción por parte del suero y adherencia al epitelio respiratorio. La capacidad para conjugarse con tintura rojo Congo cuando se cultivan en medios especiales, se ha usado en algunos laboratorios como marcador fenotípico in vitro para cepas patógenas. (3)

Patogénesis:

Números elevados de E coli se mantienen en el ambiente del criadero de aves de corral por contaminación fecal. La exposición inicial a la E coli patógena puede ocurrir en la instalación de incubación a partir de huevos infectados o con­taminados, pero la infección sistémica normalmente necesita causas ambientales o infecciosas predisponentes. La micoplasmosis, bronquitis infecciosa, enfermedad de Newcastle, enteritis hemorrágica y bordetelosis de pavo a menudo son compli­cadas por la colibacilosis. La mala calidad del aire y otros factores ambientales de estrés también pueden predisponer a las infecciones por E coli. (2)
La infección sistémica ocurre cuando un gran número de E coli patógenas entra en la circulación a partir de las vías respiratorias o, posiblemente, de los intestinos. La bacteriemia progresa a septicemia y muerte, o extiende la infección a las superfi­cies serosas, el pericardio, las articulaciones y otros órganos. (1)

Hallazgos clínicos y lesiones:

Los signos no son específicos y varían de acuerdo con la edad, los órganos implicados y las enfermedades concurrentes. Las aves jóvenes que mueren de septicemia aguda presentan pocas lesiones excepto por hígado y bazo agrandados, hiperémicos, con aumento del líquido en las cavidades corporales. Las aves que sobreviven a la septicemia desarrollan inflamación del saco de aire, pericarditis, perihepatitis fibrinopurulentas subagudas y agotamiento linfocítico de la bolsa y el timo. (En casos insólitos las salmonelas patógenas producen lesiones similares en los polluelos.) Aunque la inflamación del saco de aire es una lesión clásica de la colibacilosis, el que sea el resultado de exposición respiratoria primaria o de extensión de la serositis, no se ha dilucidado. Las lesiones esporádicas incluyen neumonía, artritis, osteomielitis y salpingitis. (3)

Diagnóstico:

El aislamiento de un cultivo puro de E coli de la sangre del corazón, hígado o lesiones viscerales típicas en un ave muerta recientemente, indica colibacilosis primaria o secundaria. Se deben considerar las infecciones predis­ponentes y los factores ambientales. La patogenicidad de los aislados se establece cuando la inoculación por vía parenteral a polluelos o pavipollos causa una septice­mia fatal o lesiones típicas dentro de los 3 días. (2)

Control:

Las estrategias terapéuticas incluyen intentos para controlar las infec­ciones predisponentes o los factores ambientales, y el uso precoz de agentes an­tibacterianos indicados por antibiogramas. Las bacterinas comerciales, administradas a gallinas reproductoras o a polluelos, han dado una cierta protección contra serotipos homólogos de E coli. (3)
  1. J.M. Gaskin, H.R. Wilson, F.B. Mather, J.P. Jacob y J. C. Garcia L. Fecha en linea:  26-2-2010.  http://www.elagricultor.com/frontpage/ganaderia/articulosaves/enfermedadesavestransmisibles.htm
  2. Anonimo 2007. Fecha en linea: 26-02-2010. http://www.bioalimentar.com.ec/avimentos/enfermedades1.php?id_enfermedad=82&especie=Aves&id=1&ida=
  3. Anonimo 1996. Fecha en linea:26-02-2010. http://www.bioline.org.br/request?ba96004

No hay comentarios:

Publicar un comentario